En linea con la Palabra!
wpe16C.gif (956 bytes)  

 

 

     

 Site Meter    

visitors by country counter
flag counter


free counter

"POSICIÓN Y AUTORIDAD EN CRISTO"

UN COMENTARIO DE LA CARTA A LOS EFESIOS

Por Ramón R. Herrera.

 ESCRITOR DE LA EPISTOLA: Pablo
FECHA: Probablemente en el año 62D.C.

Pablo llegó a Roma en el año 61 DC. como prisionero, por dos años vivía en su propia casa alquilada donde  recibía a todos los que acudían a él. (Hechos 28.16-30).

El tema de esta carta es el eterno propósito de Dios de establecer y completar la Iglesia de Cristo. Un misterio no revelado en el AT. Es más maravillosa que cualquier templo hecho de manos, edificada de piedras vivas, hasta ser la morada de Dios en el Espíritu Santo. Es el Cuerpo de Cristo en el mundo, con el propósito de andar como Él andaría.

Hay varias cosas que indican que Efesios era una carta circular, o sea un tratado doctrinal en forma de carta, a las iglesias de Asía Menor, ya que algunos manuscritos omiten la palabra “en Efeso”.

LA EPISTOLA VERSÍCULO POR VERSÍCULO

 

1.1-2- Pablo Hace una reclamación de su apostolado por la voluntad de Dios  y nos da su habitual saludo, gracia y paz.

V.3-  en los lugares celestiales Este es un reino de autoridad no sólo de posesiones sino también de experiencias a la que es llevado el creyente a causa de su unión con Cristo.

Vs. 4-8- Predestinados. Dios ha determinado de antemano que los que van a creer serían adoptados en su familia y hechos conforme a su Hijo. Esto es causa de la elección de Dios (v.4); Y está basada en su gracia y su perfecta voluntad (Vs. 5,9,11), siendo el objetivo darle toda la gloria a Dios (v.14), pero es importante conocer que esto no releva a la persona de su responsabilidad de creer  y desarrollarse. Esta posición de un gran privilegio; esta práctica implica el crecimiento en la gracia y el conocimiento de Cristo.

Redención. Hay tres puntos que esta realidad de la redención nos lleva a considerar. El pago del rescate por la sangre de Cristo, esta también obró contra el retiro de la maldición de la ley y sobre todo la liberación de la esclavitud del pecado, que nos ofrece la gracia de Dios.

Vs.9, 10- Misterio. Las bendiciones fueron dadas a conocer a los creyentes cuando el Señor les muestra el misterio de su soberana voluntad, y el método de redención y salvación. El misterio de que habla aquí, es que los gentiles habían de ser bendecidos como parte del Cuerpo de Cristo esto es su Iglesia. Bendecidos de la misma manera que los judíos. Esto era desconocido en el AT, pero fue revelado por Pablo.

Vs.11-12- Dios no solamente nos ha dado una herencia en Cristo, sino que nos ha hecho herencia para Cristo. La Iglesia es su Cuerpo, el templo, la novia, la esposa; y un día participaremos de todas las cosas en unión con Cristo.

V.31- Este es un versículo muy importante ya que bosqueja el camino de la salvación. (1) el pecador oye la Palabra de Verdad (2) Confía en Cristo, (3) Recibe el Espíritu Santo y es Sellado para siempre. El espíritu entra en el corazón del creyente en el instante en que el pecador confía en Cristo. Lo que este sello quiere decir es que Dios nos posee y nos guarda. Lo más glorioso de todo es que ¡Nadie puede romper el sello de Dios!.

V. 14- Garantía. En materia de negocio esto significa el dinero que se entrega como señal por la posesión de lo comprado. Cristo ha adquirido nuestro futuro, pero todavía no hemos entrado en todas las bendiciones. Dios nos ha dado su Espíritu como la “garantía” que nos asegura que recibiremos en gloria las bendiciones que Dios nos prometió.

Vs.17-18ª- Las verdades espirituales deben discernirse espiritualmente, esto sólo viene del Espíritu. Él fue quien escribió la Palabra; Él es el único que puede enseñarnos lo que ella dice.

V.18b – Debido a que Dios nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo tenemos una bendita esperanza, que no depende de nuestra bondad, sino que depende de su gracia.

V.18c- no sólo tenemos una herencia en Cristo, sino que somos una herencia para Él (véase v.11). Hay una palabra que aparece con frecuencia en esta carta es riquezas; esto sugiere que nada falta, nada más de lo que necesitamos. Muchos creyentes maduran  cuando aprenden cuánto significan para Él y es cuando  empiezan a vivir una vida llena de gozo.

Vs.19-23- El mismo poder que resucitó a Jesús de entre los muertos está a nuestra disposición todos los días. Cristo ya ha ganado la batalla contra el pecado, la muerte, el mundo y el maligno. Estamos seguros de que el pueblo del Señor no lucha por victoria, ¡sino desde la victoria!. Y  sentados con  Cristo,  en lugares celestiales, lugares de autoridad, donde tenemos poder, paz, y victoria.

CAPITULO 2

El capítulo 1 da énfasis a nuestras  posesiones  en Cristo; y el capítulo 2 enfatiza nuestra posición  en Cristo. La posición determina sus posesiones y también su autoridad. Permítame una analogía; el Presidente de EEUU. Su posición como la persona que se sienta en la Casa Blanca le da poder y autoridad. Así es con el creyente. Independientemente del lugar donde estemos tenemos poder y autoridad en el campo espiritual debido a nuestra posición en Cristo.

Vs. 1-3- La Biblia dice que los pecadores están muertos espiritualmente; o sea la persona interior está muerta a las cosas espirituales. Todo pecador está muerto, sin importar la edad; los pecadores no sólo están muertos, sino son esclavos de la carne y viven para complacer a sus deseos engañosos. Nacieron por naturaleza hijos de ira; al rechazar a Cristo nos convertimos en hijos de desobediencia, cuando confiamos en Cristo nos convertimos en hijos de Dios.

Vs. 4-9- “Pero Dios” Estas palabras están entre las más grandes de la Biblia. Dios pudo dejarnos en el pecado y vivir eternamente con el maligno, pero en lugar de eso Él decidió salvarnos a causa de la elección; Nos dio vida, nos resucitó y nos hizo sentar juntamente con Él en los lugares celestiales.

V.10- Somos  hechura suya, nueva creación y confié en Dios que hace la obra en usted. No sabemos lo que nos depara el futuro, pero de una cosa sí estamos seguros, que Dios tiene el futuro en sus manos. El Padre amante que me escogió, me llamó y me salvó. Y ha trazado un plan maravilloso para mi vida, ¡Cuánto debemos a la gracia de Dios!.

Vs. 11-12- No ignoramos que Dios hace una diferencia entre judíos y gentiles, como raza no como individuos. Los gentiles estaban sin Cristo; y no tenían la promesa de un Mesías. No eran parte de la nación de Israel; podemos decir que las leyes del AT ponían un gran abismo entre judíos y gentiles. En vez de ser el pueblo de Dios, eran extranjeros, sin Dios y sin esperanza en el mundo. Es decir, para resumir en dos palabras los gentiles “estaban lejos”.

Vs. 13-17- “pero ahora” es el versículo 13 traza un paralelo con “pero Dios del versículo 4. Al morir Cristo en la cruz rompió toda barrera que se interponía entre estos dos pueblos. En el tempo había una pared que separaba “el atrio de los gentiles” del resto del tabernáculo; y sobre esta pared había un rótulo que advertía que matarían a cualquier gentil que pasara más allá de ese punto. ¡Cristo derribó esa pared!. Porque en Él todos son hechos uno. Derribó además la pared física porque en El todos uno. También derribó la pared espiritual y acercó a los gentiles que estaban lejos. Destruyó la pared legal porque cumplió la ley y dio término al reinado de la Ley Mosaica que separaba los judíos y gentiles (Vs. 14-15)’

Cristo no sólo hizo la paz entre los pecadores y Dios, sino también entre judíos y gentiles. Tomando a los judíos pecadores y a los gentiles pecadores y mediante la cruz hizo “un nuevo hombre, entiéndase persona” La Iglesia.

Hay que tener presente que el misterio de la Iglesia se reveló a través de Pablo, y que los judíos cristianos les llevó, y aun les lleva, algún tiempo entender el nuevo programa de Dios. Ahora se revela la verdad de que la cruz de Cristo condena como pecadores tanto a judíos como a gentiles, de la misma manera también los reconcilia en un “sólo cuerpo a aquellos que creen en Cristo”.

Vs. 18-22- Tanto los judíos como los gentiles tienen acceso al Padre en el Espíritu. Bajo es sistema judío solamente el sumo sacerdote podía entrar a la presencia de Dios y eso solamente una vez al año. Pero en la nueva creación todo creyente, tanto judíos como gentiles, tienen la bendición y el privilegio de entrar al Lugar Santísimo. Tanto judíos como gentiles pertenecen a la familia de Dios.

CAPITULO 3

En este capítulo Pablo cierra la primera parte de la carta a los Efesios donde el apóstol ha descrito nuestras riquezas en Cristo, y el apóstol Pablo pasa a la sección práctica o sea el andar con Cristo, pero lo que hace primero es una pausa para orar

Vs. 1-12- Pablo se llama a sí mismo prisionero. Si buscamos la causa de sus prisiones la encontramos en Hechos capítulo 22. Fue arrestado en Jerusalén e hizo su defensa ante el pueblo (Hch. 22.21). Aquella gente lo escuchó  hasta que llegó a la palabra “gentil” y entonces estalló el motín. (Hch.10.15)..

Pablo da una explicación que Dios le había dado una revelación especial que él califica como “el misterio de Cristo” En el AT Dios reveló a través de los profetas el programa para el pueblo de Israel; que Él establecería cuando recibieran al Mesías y después Israel convertiría a los gentiles.

A los israelitas se le ofrecieron tres ofertas, pero la nación las rechazó. Rechazó al Padre, quien envió a Juan; al Hijo; y al Espíritu Santo, que le daba poder al testimonio de los apóstoles. Con la muerte de Esteban las ofertas cesaron temporalmente; el mensaje fue a los samaritanos y también a los gentiles. Por otro lado Pablo fue salvo milagrosamente en el camino a Damasco (Hch.9).

El ministerio de Pablo fue a los gentiles y su mensaje era uno de gracia, siendo su tarea principal anunciar “el misterio” que no se había dado a conocer antes pero en el tiempo de Dios lo revela mediante el Espíritu a sus apóstoles y profetas del NT. No podemos decir que los doce entendieron desde el principio “el misterio de la Iglesia”. Hasta Pedro tuvo que tener una visión del cielo en Hechos 10 antes de poder ir a los gentiles; mientras Pablo recibió la verdad del Cuerpo y su significación. 

“Las inescrutables riquezas” Esto significa que no se pueden contar. Usted no puede detectar este misterio de un Cuerpo en el AT; que fue un misterio escondido en Cristo.

Vs. 9-10- Podemos ver un misterio doble: Pablo debía dar a conocer al pueblo la “administración” o dispensación, es la misma palabra del versículo 2 del misterio; la Iglesia debía revelar a los ángeles, a los principados y potestades, la sabiduría de Dios. Estos ángeles aprenden a través de la Iglesia sobre la gracia de Dios. (Véase 1 P. 1.10-12).

Es trágico ver a pastores e iglesias que deambulan sin una meta, sin entender el propósito de Dios para esta época, el mensaje de la gracia de Dios, y en no convertirse en legalistas que dolorosamente, por no entender la Palabra de Dios los convierte en “Asesinos de la gracia” desperdiciando el tiempo, los talentos y el dinero “edificando el reino” en vez de “edificar la iglesia que es el cuerpo de Cristo”.

Vs. 13-21- Recordemos que las dos oraciones de Pablo (aquí en 1.15-23) se complementan. La primera oración era por conocimiento y la segunda es por edificación. Pablo desea que los creyentes de Efeso aprendan todo lo que tienen en Cristo y que vivan lo aprendido. Pablo ora por la familia de Dios en el cielo y en la tierra porque allí es donde está su familia.

También ora para que la persona interior pueda conocer la fortaleza espiritual; ya que el Espíritu Santo nos da poder adentro a través de la Palabra de Dios y la oración.

Vs.20-21- Pablo enseña que cuando uno ora el Espíritu de Dios obra en nosotros y recalca que Dios nos concede poder mediante su palabra. “Arraigados” (v.17), nos sugiere una posición firme, una especie de hábito de fe y amor. Hay muchos creyentes que quieren el fruto del Espíritu sin estar arraigados en las cosas espirituales.

“Comprender” en el versículo 18 significa “aprender”. Ya Pablo ha orado para que tengan entendimiento; ahora ora para que se acojan a estas bendiciones. Por fe nos apropiamos de las promesas de Dios.

“Llenos  de toda la plenitud de Dios” (v.19), este es el propósito de Dios para nuestras vidas. Los versículos 20-21 declaran una gran bendición, cerrando la primera sección de esta carta. Dios obra en nosotros, Dios obra a través de nosotros, Dios es glorificado en nosotros. Ese poder obra en nosotros de acuerdo a como abrimos nuestros corazones a Cristo, y mantenemos nuestra comunión, oramos y nos sometemos a su Palabra.

CAPITULO  4

Muchos comparan la vida del creyente como una caminata, porque empieza con paso de fe, involucra progreso y exige mucha fuerza. Si no aprendemos a andar nunca seremos capaces de correr, ni tampoco como estar firmes en la batalla.

Vs. 1-16- Dios nos ha llamado a formar un cuerpo; de tal manera que en la medida que procuramos andar en unidad andamos como es digno del llamamiento. Debemos notar que Pablo no dice que fabriquemos la unidad, sino que mantengamos la unidad que ya existe en el cuerpo. Esta no es una uniformidad  denominacional, es una unión y más que ello es una unidad orgánica viva.

Vs.4-6- Las bases para esta unidad se mencionan en estos versículos. Podemos notar que el asunto central es “un Señor”. El hecho de que hay un cuerpo no minimiza la importancia de los cuerpos locales de creyentes. El principal énfasis del NT se entiende que es sobre la iglesia local; pero la administración de la misma se debe basar en lo que Pablo enseña respecto a “un cuerpo”.

Vs.7-11- En estos versículos se mencionan los dones para la unidad del cuerpo Al Cristo ascender dio dones a su pueblo mediante la venida del Espíritu Santo. Así también puso a personas capacitadas en las iglesias locales.

Vs.12-16- Aquí se describe la meta de la Iglesia. El pastor-maestro alimenta al pueblo con la Palabra de Dios y además lo equipa para el servicio; los creyentes a su vez, desempeñan la obra del ministerio.

En la medida que los creyentes crecen y el Padre trae a otros (Juan 6.65), el cuerpo crece en cristo. El versículo  12 puede leerse de esta manera “para la maduración de los santos en la obra del ministerio, para la edificación del cuero de Cristo”.

V. 17- En la primera parte de este capítulo Pablo trata con la relación del creyente con la iglesia. En estos versículos analiza la relación del creyente con “sistema o mundo”. No podemos negar que estamos “en Cristo” y somos parte de su cuerpo; pero también estamos en el sistema mundanal, donde hay muchas tentaciones y contaminación.

Pablo comienza con lo negativo: no podemos andar de la misma forma que lo hacen los inconversos, y aquí es donde diferimos de algunas iglesias de gracia que son muy liberales en cuanto a la conducta del creyente.

Es muy importante entender que muchos que nosotros llamamos creyentes en realidad no lo son; si no vea la lista. Su entendimiento está entenebrecido, porque han creído en la mentira y no es la verdad; están muertos espiritualmente; se han entregado a cometer toda clase de pecados. Y andaban de una manera errada debido a que no conocían la verdad y jamás habían recibido la vida.

La vida del creyente tiene que ser diametralmente diferente a la vida vieja con sus deseos engañosos. Pablo hace tres admoniciones: “despojarse” vs.22-23 “vestirse” v.24 y “desechar” v.25ss.

No es suficiente con morir a la vida vieja; también tiene que haber resurrección y la manifestación de la vida nueva. Nos quitamos esas vestiduras de muerte de la vida vieja y nos vestimos con la gracia de la nueva vida.

Es sumamente importante que consideremos que el viejo hombre (persona) ha sido crucificado y sepultado y que a medida que consideraremos eso como la verdad nos “despojamos de este viejo hombre(persona).

Debemos “desechar” ciertos pecados y Pablo hace mención de ellos en el versículo 25.

Darle lugar al diablo (la carne) V.27 incluye tanto el mentir como la cólera porque el maligno es mentiroso y homicida desde el principio.

Nuestros labios deben hablar lo que edifica. La corrupción de labios denota la corrupción del corazón. Si el Espíritu nos ha sellado, no debemos entristecerlo al permitir que estos pecados de acción y de actitud estén en nuestras vidas. Necesitamos eliminar la ira y la gritería mediante el amor y el perdón.

CAPITULO 5

Vs.1-6- “Sed pues imitadores” (v.1). Como hijos de Dios deben  imitar a nuestro Padre. Dios es amor y todos nosotros debemos andar en amor. Cristo nos dio ejemplo de su amor y debemos ser como Él. Que seamos ejemplo de amor.

Pablo describe a Cristo como una ofrenda a Dios de olor fragante, que llena de gozo el corazón de Dios cuando se dio a si mismo por los pecadores. Hay pecados que ni siquiera deben nombrarse entre los creyentes, En el versículo 4 no tiene objeciones al humor, sino a las bromas inapropiadas y sucias. Todas nuestras conversaciones deben ser siempre con gracia, sazonada con sal.

Los falsos maestros pueden decirnos que podemos ser creyentes y vivir en pecado habitual y deliberado; pero Pablo llama a estas enseñanzas como “palabras deshonestas” (Vs.5-6):  éramos “hijos de desobediencia”  pero ahora somos hijos de Dios, y debemos andar como Cristo anduvo.

Vs 7-14- Esta palabra “participe” se puede traducir como “comunión, o compañerismo” Naturalmente indica tener algo en común, los creyentes son participes de la naturaleza divina, las promesas de Dios, también de los sacrificios de Cristo, la santidad, el llamado celestial y por último la gloria de Dios.

Los creyentes somos hijos de luz y debemos, (tenemos), que andar en la luz. Las tinieblas engendran pecado y mentiras; el fruto de la luz es sólo comparable con el fruto del Espíritu.

Vs. 15-17- “Mirad,  pues, con diligencia como andéis”, esta palabra, diligencia, lleva la idea de mirar a los lados con mucha observación, como para no tropezar. También significa andar con inteligencia y no con ignorancia. Cuan falto de entendimiento es  andar por la vida sin conocer la voluntad de Dios.

Cuando obedecemos la voluntad de Dios “aprovechando bien el tiempo” (V.16) y no desperdiciándolo, ni la energía, ni el dinero, ni el talento en aquello que está fuera de la voluntad de Dios. Las oportunidades perdidas nunca se recuperan.

Vs. 16.6.9- Notamos que esta sección términa en el capítulo 6 y se trata de la armonía tanto entre familiares así como trabajadores y patronos.

El secreto de la armonía en el hogar es simple, ser llenos del Espíritu. Así como la armonía dentro de la iglesia dependen del Espíritu (V.8). A la iglesia lo que la mantiene unida es el poder de adentro y no la presión de afuera. Notamos las señales de la vida llena del Espíritu: gozo VV.19), gratitud (V.20), obediencia (V. 21ss).

A la Iglesia se le describe como la esposa de Cristo, y es muy interesante la comparación con la primera esposa que la Biblia registra. Fue formada del costado de Adán y a Cristo le abrieron el costado por causa de los elegidos, en la cruz del Calvario.

A Eva la formaron mientras Adán dormía y Cristo experimentó el sueño de la muerte para crear la Iglesia. Eva participaba de la naturaleza de Adán y la Iglesia participa de la naturaleza de Cristo. (Vs.30-31). Eva fue objeto del cuidado de Adán y Cristo ama a su Iglesia y la cuida. Adán estuvo dispuesto a convertirse en pecador debido al amor que le tenía a su esposa y Cristo voluntariamente fue hecho pecado debido a su amor por la Iglesia. Eva fue formada y traída a Adán antes que el pecado entrara en la familia humana; la Iglesia estaba en el corazón de Dios antes de la fundación del mundo. (Ro. 7.4 y 2 Co. 11.2).

El agua que se menciona en el versículo 26 no es el bautismo, porque Pablo esta hablando de un proceso continuo y ningún creyente se le bautiza continuamente. La palabra no es sólo agua limpia, sino también es el alimento espiritual que la nutre (V.29). Es el nuevo alimento espiritual para la nueva naturaleza del creyente.

CAPITULO 6

Vs. 1-9- Pablo aplica esta verdad tanto a los hijos y los siervos. Los hijos deben obedecer a sus padres por varias razones, es lo correcto, así se le ordena, esto trae bendiciones. La regla de oro se aplica al hogar y a los hijos se les debe tratar como a personas, no como a cosas. Los padres deben disciplinar (criarlos) a sus hijos y aconsejarlos (amorosamente) en el Señor.

Vs.19-12- El maligno es un enemigo fuerte, y Pablo nos exhorta a que tengamos fortaleza; él sabía que la carne es débil y que solamente podemos vencer con el poder del Señor. Notamos que entes de que Pablo nos diga en el versículo 11 que estemos firmes, en el versículo 10 nos manda a fortalecernos. Cuando nos damos cuenta que estamos sentados con Cristo en los lugares celestiales muy por encima de todos los principados y potestades de Satanás (1.19-23) y que ese mismo poder de Dios está a nuestra disposición mediante el Espíritu Santo (3.14-21). Parece un contra sentido pero debemos  sentarnos antes de poder caminar y debemos andar antes de poder firmes. Uno tiene que entender su posición espiritual antes de tener poder espiritual.

Debemos estar muy alerta contra las asechanzas del maligno (v.11). Esto prueba su estrategia, sus maquinaciones y artimañas. Es el gobernador de las tinieblas y usa las tinieblas, para promover su causa.

Vs.13-17- No debemos “dar lugar al diablo”, o sea, que no deje áreas sin protección, para que el maligno no encuentre una rendija para poder meter su “mano peluda”.

La armadura que Pablo describe es para protección; la espada (La Palabra de Dios) es para una batalla real.

“Con la Verdad” El maligno es mentiroso, padre de mentira, pero el creyente elegido conoce la verdad y no será engañado.

“Con la justicia” Esto significa que el andar diario y consistente del creyente, que anda en la luz no dará la más minima oportunidad al maligno para atacar. Tenemos la justicia imputada de Cristo y andamos en la justicia impartida del Espíritu Santo.

“Evangelio de paz” El maligno divide y destruye. Cuando el creyente anda en la senda de la paz, el maligno no puede alcanzarlo. Los pies del creyente deben estar limpios, calzados con el apresto del evangelio.

“Tomad el escudo de la fe” El maligno es una fuente de incredulidad y duda. A medida que el creyente usa el escudo de la fe, apaga los dardos de fuego de la incredulidad y la duda.

“El yelmo de la salvación” El versículo 17 puede que se refiera a nuestra suprema salvación cuando Cristo vuelva. El creyente tiene la mente fija en la venida de Cristo y por tanto no caerá en las trampas del maligno. Esta bendita esperanza debe ser como un casco que protege la mente y el entendimiento. Estos componentes de la armadura y las armas no son suficientes para ganar la batalla; tiene que haber energía para hacer el trabajo; y nuestra energía viene de la oración.

Los soldados creyentes deben orar con los ojos abiertos “Velar y orar” es el secreto de Dios para vencer al mundo (sistema), la carne y al maligno. No debemos orar sólo por nosotros mismos sino también por los soldados hermanos (V.19ss).

Pablo concluye esta magnifica carta con asuntos personales, sabiendo que sus amigos desearían saber su condición. Es natural que ellos podrían orar más inteligentemente por él si sabían sus necesidades. Pablo quiere darles consuelo también (V.22). No hay dudas de que Pablo era un verdadero santo que tomaba de la provisión de Dios para todas sus necesidades. Y se despide diciendo: “La gracia sea con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con amor inalterable (V.24).

 

Sola Gratia, Sola Fide, Solus Christus, Sola Scriptura, Soli Deo Gloria

 

Ministerio
"En Línea con la Palabra"

Rev. Ramón Herrera
Pastor-Maestro

Miami, Florida USA   E-Mail: informes@enlineaconlapalabra.com